guere-pellico-4

“La justicia es más lerda para los pobres”

Los amigos de Alberto Fernando Pellico lo describen como un pibe simple, alegre, humilde. El “Güere” vivía en barrio los Cortaderos, al noroeste de la ciudad Córdoba. Se levantaba todos los días para ir a trabajar al horno de ladrillos. Le gustaba sentarse en la canchita a tomar una coca, “fumar un fasito”. Era hincha de Talleres, tenía su moto, iba al baile con su plata. Se llevaba con todo el mundo.

En la madrugada del 26 de julio de 2014, el sargento Rubén Leyva y el oficial Lucas Chávez balearon por la espalda a dos jóvenes que se trasladaban en motocicleta. Uno de los muchachos, Güere, murió a causa de los disparos; mientras que su primo recibió un impacto en una de sus piernas.

La Policía intentó argumentar que se trató de un “intercambio de disparos producto de un control que no se detuvo” y que los efectivos policiales “recibieron disparos y repelieron la acción”. Sin embargo, la hipótesis de la institución quedó rápidamente descartada y tanto Leyva como Chávez fueron imputados de homicidio agravado por uso de arma de fuego y calificado por funcionarios de fuerza de seguridad.

Ambos policías tienen prisión preventiva, pero en agosto se cumple el plazo de elevación a juicio. Si la Justicia no avanza esta semana, los asesinos pueden quedar libres.

guere pellico 3

Recordando al Güere

El sábado pasado se realizó en la canchita del barrio una radio abierta y unas jornadas recreativas en la gruta que le hicieron sus familiares y amigos para recordarlo.

“Era mi amigo, toda la vida mi crié a la orilla de su casa, éramos como hermanos. Todos los 26 nos juntamos para recordarlo, hicimos una misa también, y hoy acá nos reunimos en la canchita”, indica Gabriel, amigo de la infancia y uno de los conductores de la radio abierta.

Luis, el “Piraña”, muestra orgulloso el tatuaje con el nombre de su amigo. “Él anda acá entre nosotros, seguro nos acompaña hoy”, dice tranquilamente y cuenta que con la Policía las cosas no cambiaron: “No podés salir hasta Bv. Los Alemanes que te detienen, te golpean, te sacan plata. Te llevan de una”.

Para muestra basta un botón

Los casos de violencia institucional se siguen sucediendo, hasta naturalizarse. Pellico fue sólo uno de los 22 casos de gatillo fácil que se produjeron en 2014. En el marco de la discusión permanente sobre “inseguridad”, se deja entrever que estas prácticas no son aisladas si no que desnudan las verdaderas políticas de seguridad de la provincia.

guere pellico 6

Un juicio que no empieza

El caso ya tiene aprobada la elevación a juicio. Se encuentra en la Cámara del Crimen y ya están asignados los jurados populares; sin embargo, la Justicia no fija fecha para el inicio del juicio.

“La Justicia es más lerda para los pobres”, dice Ana María, madre del Güere. “A mí ya me arruinaron la vida. Pero los pibes siguen ahí sufriendo los atropellos de la Policía. Exigimos justicia y que se castigue a los culpables para que esto no vuelva a pasar nunca más”, expone decidida.

Por otra parte, Belén, integrante del Colectivo de Jóvenes por Nuestros Derechos, indica que el reclamo es para que se agilicen los tiempos de la justicia y se fije la fecha de inicio de juicio: “Esta comunidad no luchó tanto para que los asesinos queden libres”.

Por: La Tinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *