whatsapp-image-2016-12-13-at-09-55-57

Relatos del terror

…“me decía que en la calle mandaba  él”…

Dos policías, cada uno carga en su haber dos casos de Gatillo Fácil, en distintos momentos pero iguales e impunes relatos. Los jóvenes asesinados por sus balas fueron Diego Córdoba, Emanuel Panetta y Fernando Güere Pellico, este último, fue el muerto que “necesitó” la institución policial, la justicia y el Estado, para estar hoy llevando adelante el juicio contra Lucas Chávez y Rubén Leiva, juzgados por el asesinato del “Güere”.

Así como no se puede tapar la luna con un pulgar, la justicia no pudo seguir justificando el accionar de ambos efectivos policiales.

Es inevitable preguntarse cómo se llega al último eslabón de la violencia que es acabar con la vida de unx pibx. El azar no es la respuesta: es el accionar abusivo de parte de ambos oficiales durante años en la zona de Barrio Los Cortaderos, donde Leiva y Chávez se constituían dueños y señores de la vida de cada joven.

Historias de certezas: no es un momento de exceso policial, es una práctica cotidiana que va de la coima al gatillo.

Crónicas de una práctica que anunciaba

“Una tarde andaba por Bv. Los Alemanes con un amigo en una moto 110. Justo pasamos por un kiosco donde había un móvil y los policías estaban comiendo un sandwich. Eran Leiva y otro -no andaba con Chávez todavía en esa época-. No me acuerdo cómo se llamaba el apellido, pero el nombre era Luciano. Él (Leiva) nos conocía que éramos de aca. Nos hizo seña que nos paráramos, y nosotros -para evitar una persecución-  nos dimos vuelta y nos volvimos.

La moto no era nuestra, era de un amigo así que no teníamos papeles ni nada. Cuando nos revisaron vieron que teníamos plata y nos pidieron $50 para no quitarnos la moto.

Era una parte donde había casas, vecinos y entonces nos pidio que fueramos a la Shell, atras, a darle la plata, y como no tenía cambio nos esperó que entremos a la estación a buscar cambio.

Otro dia yo iba de acompañante -no manejaba- con un amigo en moto y también nos paró, pero a mi ni me reviso, corte que cuando le pagabas no te molestaba más.”

……

“Una noche veníamos por Los Polacos en moto con un amigo. Nos paro un móvil, eran Leiva y Chávez. No teníamos casco y nos querían llevar detenidos. Nos revisaron todo y Leiva me dijo -Cuanto tenes en la billetera? le digo tengo 100, me dijo dame 50 para llegar para el fernet.

Le pagamos y nos dejaron irnos.”

……

“Una noche íbamos en moto con mi hermano por Los Alemanes, llevábamos una batería de tractor para cargarla. Nos para un móvil, eran Leiva y Chávez. Nos preguntaron que hacíamos con esa bateria. Le explicamos que era para cargarla. No nos creían, nos decían que era robada, nosotros le decíamos que trabajamos en el horno y que era la bateria del tractor de ahí, pero ellos nos decían que nosotros andábamos robando  y que estábamos por vender la batería. Así que cargaron la batería en el baúl del sienita y lo cargaron a mi hermano en el móvil, le dijeron que era por falta de DNI, pero yo si tenia documento. Entonces cuando me estaban cargando en el móvil le digo porque me llevan a mi? – A vos te llevamos porque si – me dijo Chávez y nos llevaron a la comisaría de Villa Allende hasta el otro dia”.

….

“Dos veces me paró Leiva:  una vez iba con Luciano. Me paro en la YPF (de Bv. Los Alemanes)  y me verduguearon a full. Leiva se me paro bien al frente y me decía que en la calle mandaba él, que él hacía lo que queria, si queria me llevaba en cana. Me dijo “si quiero te llevo, cosa que tu mamá gaste plata para que te vaya a ver preso, para que sufra”. Luciano daba vueltas alrededor mío y después de todo lo que me dijo Leiva, Luciano me pego unas cachetadas detrás de la cabeza.”

“Otra vez, yo iba por Bv. Los Alemanes y ya andaba con Chávez. (Leiva) Me paró y me quitó la moto siendo que yo tenía todo en regla. Leiva me dijo: “”te la quito cosa que vayas a la comisaría a buscarla y si te cruzo allá te dejo en cana”

*Estas historias fueron contadas por lxs pibxs de Cortaderos, relatos cotidianos de su vida en el barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *